¿La economía en espera?